domingo, 23 de noviembre de 2008

Una de cal y una de arena....




Santa Margarida i els Monjos, una carrera con muy buena pinta, un cross, variado, muy poco asfalto, como me gusta a mí, circuito nada duro y rápido, eso ya no me gusta tanto, pero bueno.
Allí nos plantamos Pozo, Paje, Antonio y yo, nuestras mujeres y nuestros niños, total parecía una excursión al zoo, con un total de 6 niños, el más grande con 5 años..



La salida se da puntual a las 10:00 de la mañana, y aunque no me siento cómodo, porque se me ha hechado el tiempo encima y estaba un poco agobiado calentando rápido, salgo bastante bien.
Voy detrás de los tres, que llevan un ritmo fuerte, y yo decido bajar, vamos más que decidir, es que ya no podía seguir su ritmo.
Allí empiezo a hacer mi carrera, después de pasar el primer km en 4:50 minutos, bajo un pelín y me ajusto lo que puedo al ritmo. Paso el km 2 a 9:43 y un ritmo de 4:52 y me empiezo a sentir bien, me gusta, y el circuito se empieza a ver muy guapo, justo a los 2,5 km piso una piedra en punta, justo en el metatarso, que las Asics no logran amortiguar, y noto un intenso dolor, que no me deja correr bien, pero continuo. A partir del km 3 el dolor se hace intenso, y no puedo continuar, decido retirarme de la carrera, mi primera retirada en 43 carreras.
Voy andando hasta la salida, suerte que es un circuito de 5km a dos vueltas, y no me queda mucho para llegar, aunque veo un camino que lleva directo al principio y decido ir por allí. Justo llego y veo pasar a Pozo, y un minuto después a Antonio, esta más fuerte de lo normal, y tiene pinta de hacer muy buena carrera.
Al final de la carrera, Paje 42 min. Pozo unos 45 y Antonio 47 minutos.
Como noticia buena, Alejandro a debutado en una carrera, no es su primera, ya que el año pasado corrió en Tona, pero lo hizo a mi lado, esta vez lo ha hecho solo, aunque le ha motivado mucho la compañía de Leo, 4 años, hijo de Antonio.

En la salida de Alejandro y Leo, estaba yo más nervioso que él, esta vez lo veía muy seguro de si mismo, y así lo ha hecho. Ha salido fuerte sin dudas, y estaba entre los 10 primeros de unos 50 más o menos, hasta que de golpe se cayeron 6 o 7 niños, de los cuales Alejandro y Leo estaban en ese grupo, entonces pensé que se había acabado la carrera, todo ese tiempo esperando para en menos de 40 metros se fuera todo al traste, toda la ilusión, y todas esas ganas de acabar una carrera el solo (algo que le daba mucho miedo-respeto), pero cuando salgo corriendo a por él, pensando que iba a venir llorando, se levanta y sale corriendo en dirección a la carrera, con unas ganas de comerse todo lo que viniera por delante.




Al final triunfo, en una carrera de 200mts. donde con caída incluida, quedo más o menos por la mitad.
Lo bonito fue verle recoger su medalla (que no ha dejado de llevar en todo el fin de semana) y verle explicar "su" carrera a Leo, como lo han tirado, como se ha levantado y como ha llegado hasta el final, todo desde su punto de vista, INCREIBLE.
Ahora tengo un problema, ya me esta pidiendo cuando es la próxima carrera...

2 comentarios:

Natalia dijo...

Muy buena la crónica. Arriba ALejandro ;)

Quique dijo...

Gracias Natalia, la lástima fué que estaba apuntado a otra marxa, esta era corta 20,3 km en Mataró, pero al final no pude hacerla.